Papel

Salvo que tengas mucho dinero ocioso en el banco, para practicar diariamente usa papel económico: no puedes sentirte culpable por la cantidad de papel que consumes. Por eso, el papel de fotocopias barato o el papel kraft son perfectos para escribir cada día.

Gasta mucho papel, sin miedo. Tienes que manchar una hoja detrás de otra hasta conseguir algún resultado en tu aprendizaje.

Al hacer hagas un trabajo final, practica sobre el papel barato y cuando estés satisfecho con tu trabajo cambia a un papel bueno. Y entonces verás lo importante que es escribir sobre un buen papel. Las letras son más bonitas, el efecto es de otro nivel, la diferencia es abismal.

En nuestro grupo de Caligrafía nos reunimos los martes de 6 a 9. Practicamos durante dos horas y media con papel barato y dejamos la última media hora para escribir en algún papel de calidad lo que hemos practicado durante la tarde. En esa última media hora nos damos cuenta de lo aprendido.

Con plumas de punta afilada solo se puede escribir sobre papel muy liso, casi satinado, pues la punta de la pluma se engancha en cualquier rugosidad. Con plumas de punta cuadrada va a depender del tipo de letra que estemos escribiendo y el efecto que busquemos.

Tenemos que probar y equivocarnos, y acertar, y buscar nuevos papeles y encontrar el que mejor se adapte.

Para escribir con pincel la mejor superficie es la tela. A una isla desierta yo me llevaría un pincel plano, dos guaches de colores y una buena tela de algodón de color crudo. Es parecido a montar en bicicleta sobre un puente con listones de madera, un placer.

Deja un comentario